Influir y reprogramar el ADN mediante palabras y frecuencias

Del libro «Vernetzte Intelligenz» de Grazyna Fosar y Franz Bludorf.

Resumido y comentado por Barbel Mohr.-

Directa o indirectamente el ADN humano es una red como internet biológica, superior en muchos aspectos.

Científico rusos abordan cuestiones como:

• clarividencia
• intuición
• actos espontáneos y remotos de sanación
• la auto curación
• técnicas de afirmación
• las auras de luz alrededor de las personas (como los maestros espirituales)
• la influencia de la mente en patrones climáticos

Además hay evidencias para un tipo de medicina completamente nuevo en que el ADN puede ser influenciado y reprogramado con palabras y frecuencias, sin necesidad de cortes invasivos para reemplazar genes individuales.

Sólo un 10% de nuestro ADN se usa para la elaboración de proteínas. Esta porción de ADN es la que resulta interesante para los investigadores occidentales, y la que está siendo examinada y clasificada. El otro 90% es considerado «ADN basura». Sin embargo, investigadores convencidos de que la naturaleza no es tonta, se unieron a lingüistas y genetistas en una aventura para explorar ese 90% de «ADN basura». Sus resultados, hallazgos y conclusiones simplemente son ¡revolucionarios!

Nuestro ADN no sólo es responsable de la construcción de nuestro cuerpo, sino que también
presta servicio en el almacenamiento de datos y en la comunicación. Los lingüistas encontraron que el código genético, sobre todo en ese 90% aparentemente inútil, sigue las mismas reglas que todos nuestros idiomas humanos. Para ello compararon las reglas de sintaxis (la manera en que se reúnen las palabras para formar frases y oraciones), la semántica (el estudio del significado en formas de lenguaje), y las reglas básicas de gramática.

Encontraron que los alcalinos de nuestro ADN [1] siguen una gramática regular y han dispuesto reglas igual que nuestros idiomas. Así pues los idiomas humanos no aparecieron por coincidencia, sino que son un reflejo de nuestro ADN inherente.

El biofísico y biólogo molecular Pjotr Garjajev y sus colegas exploraron también la conducta vibratoria del ADN.

La conclusión fue: «Los cromosomas vivos funcionan como ordenadores solitónicos [2] -holográficos usando la radiación láser endógena del ADN».

Significa por ejemplo, que lograron modular ciertos patrones de frecuencia en un rayo láser, e influenciaron con él la frecuencia del ADN, y de ese modo, la propia información genética.

Puesto que la estructura básica de pares de ADN-alcalinos y el idioma (como he explicado antes) tienen la misma estructura, no es necesario descifrar ningún ADN. ¡Uno puede simplemente usar palabras y frases del idioma humano!

¡Esto también fue experimentalmente comprobado! La sustancia del ADN vivo (en tejido vivo, no in vitro) siempre reaccionará a los rayos láser modulados con el idioma, e incluso a ondas de radio, si se usan las frecuencias apropiadas. Esto explica porqué las afirmaciones, el entrenamiento autógeno, la hipnosis y la auto-aceptación pueden tener efectos tan fuertes en los humanos y sus cuerpos.

Al parecer, para nuestro ADN es completamente normal y natural reaccionar al lenguaje.

Mientras los investigadores occidentales cortaban genes individuales de los hilos de ADN y los insertaban en otra parte, los científicos rusos trabajaron con mucho entusiasmo en dispositivos capaces de influir en el metabolismo celular a través de frecuencias de radio y luz, convenientemente moduladas, reparando así los defectos genéticos.

El grupo de investigación de Garjajev ha tenido éxito demostrando, por ejemplo, que los cromosomas dañados con rayos x pueden repararse con este método. Incluso han capturado patrones de información de un ADN en particular, y lo han transmitido a otro, reprogramando así células hacia otro genoma. De esta manera han tenido éxito en transformar embriones de ranas en embriones de salamandra, simplemente transmitiendo los patrones de información del ADN.

Así, la información completa fue transmitida sin ninguno de los efectos secundarios ni desarmonías que se encuentran cuando se recorta y se reintroducen genes sueltos del ADN.

¡Todo esto simplemente aplicando vibración y lenguaje en lugar del arcaico procedimiento de corte! Este experimento apunta al inmenso poder de las ondas genéticas, que obviamente tienen una influencia mayor en la formación de organismos que los procesos bioquímicos de secuencias alcalinas.

Los maestros esotéricos y espirituales han sabido desde hace tiempo que nuestro cuerpo es programable a través de las palabras y el pensamiento. Esto ha sido ahora científicamente demostrado. Desde luego, la frecuencia ha de ser la adecuada. Se debe trabajar en los procesos internos y en madurez a fin de establecer una comunicación consciente con el ADN.

Mientras más altamente desarrollada sea la conciencia de un individuo, ¡menos necesidad habrá de ningún tipo de dispositivo! Uno puede lograr estos resultados por sí mismo, y la ciencia finalmente confirmará y explicará los resultados.

Y no termina aquí…

Los científicos rusos averiguaron también que nuestro ADN puede causar patrones perturbadores en el vacío, ¡produciendo de este modo, agujeros de gusano magnetizados! Los agujeros de gusano son los equivalentes microscópicos de los llamados puentes de Einstein-Rosen, en la vecindad de agujeros negros (remanentes de estrellas consumidas). Éstas son conexiones de túneles entre áreas completamente diferentes en el universo, a través de los cuales puede trasmitirse información fuera del espacio y tiempo.

El ADN atrae estos bits de información, y los pasa a nuestra conciencia. Este proceso de hipercomunicación es más efectivo en estado de relajación. El estrés, las preocupaciones, o un intelecto hiperactivo impiden una hipercomunicación exitosa, o distorsionan e inutilizan la información. En la naturaleza, la hipercomunicación ha sido aplicada con éxito durante millones de años. El flujo organizado de vida en los estados de insecto demuestra esto dramáticamente.

Un ejemplo de la Naturaleza: cuando una hormiga reina está separada espacialmente de su colonia, la construcción aún continúa intensamente y según el plan. Sin embargo, si la reina muere, se detiene todo el trabajo de la colonia. Ninguna hormiga sabe qué hacer. Al parecer, la reina envía los «planes de construcción» a distancia, vía la conciencia grupal de sus súbditos. Ella puede estar tan lejos como quiera, con tal de que esté viva.

El hombre moderno conoce esto, a un nivel mucho más sutil, como «intuición». A menudo la hipercomunicación en el ser humano se presenta cuando, de repente, uno accede a información que está fuera de las bases del conocimiento consciente propio. Tal hipercomunicación es, entonces, experimentada como inspiración o intuición.

El compositor italiano Giuseppe Tartini, por ejemplo, soñó una noche que un diablo se sentaba a la cabecera de su cama tocando el violín. A la mañana siguiente, Tartini fue capaz de escribir de memoria la pieza exacta, y la llamó la Sonata del Trino del Diablo.

Cuando ocurre la hipercomunicación, uno puede observar fenómenos especiales en el ADN, así como en el ser humano.

Las imágenes que siguen muestran una fotografía del montaje en el laboratorio, seguida de un
diagrama de como se dispuso este increíble experimento. El ADN se guardó en una diminuta cajita negra.


En el dibujo la cajita está etiquetada como “cuvette”

En la pantalla del monitor se formó un patrón de onda típico, revelando la presencia de ADN.
Al principio lo que mostró el monitor, cuando todavía no había ADN en la “cubeta”… fue una dispersión al azar de puntos. Cada punto es un fotón de luz.


Vemos el “típico patrón de onda” causado por la presencia de ADN

Cuando se retiró la muestra de ADN, el patrón de onda no desapareció, ¡permaneció ahí!
He aquí el diagrama del “fantasma” que se creó en la cámara

Irradiaron las muestras de ADN con rayos láser. En la pantalla se formó un modelo de onda típica. Cuando ellos quitaron la muestra de ADN, el patrón de la onda no desapareció, seguía allí.

Muchos experimentos de control demostraron que el patrón todavía seguía siendo estable después que el ADN ya había sido retirado. Aparentemente, el campo de energía de la muestra seguía por sí mismo en el lugar. De hecho, el ADN Fantasma se mantuvo durante un mes después de que el ADN se retiró. Este efecto se llama ahora efecto ADN fantasma. Se conjetura que la energía desde fuera del espacio y tiempo fluye a través de los agujeros de gusano activados, aún después de que el ADN es alejado.

El efecto lateral que también se ha encontrado más frecuentemente en la hipercomunicación en los seres humanos son los inexplicables campos electromagnéticos en la cercanía de las personas involucradas. Los dispositivos electrónicos, como reproductores de CD y similares, pueden fastidiarse y dejar de funcionar durante horas. Cuando el campo electromagnético decae poco a poco, los dispositivos vuelven a funcionar normalmente.

Muchos sanadores psíquicos saben este efecto de su trabajo. Mientras mejor sea la atmósfera y la energía, más frustrante es que el dispositivo magnetofónico deje de funcionar y de grabar exactamente en ese momento. Encenderlo y apagarlo después de la sesión no restablece su funcionamiento. Sin embargo, a la mañana siguiente todo vuelve a la normalidad. Quizás la lectura de esto tranquilice a muchos, ya que no tiene nada que ver con que sean técnicamente ineptos, sino que mas bien significa que ellos son buenos con la hipercomunicación.

En su libro Vernetzte Intelligenz (Inteligencia de ordenadores en red), Grazyna Gosar y Franz Bludorf explican estas conexiones de forma precisa.

Los autores también citan fuentes que asumen que en tiempos remotos la humanidad había estado, fuertemente conectada a la conciencia grupal, como los animales, actuando como grupo. Sin embargo, para desarrollar y experimentar la individualidad, nosotros, los humanos, tuvimos que olvidarnos casi por completo de la hipercomunicación remota, la telepatía o «el sentir remoto». Pensamientos remotos sobre el estado de salud de parientes, etc. pueden ser explicados de este modo.

Algunos animales también saben cuando sus dueños planean volver a casa. Eso puede interpretarse y explicarse a través de los conceptos de conciencia de grupo e hipercomunicación.

Cualquier conciencia colectiva no puede utilizarse con sensibilidad por un periodo de tiempo indefinido sin una individualidad distintiva. De otro modo, revertiríamos hacia un instinto primitivo de manada, fácilmente manipulable.

La hipercomunicación durante nuestro milenio significará algo muy diferente:

Los investigadores piensan que si los humanos con plena individualidad recobraran la conciencia de grupo, tendrían un poder de crear, modificar y formar cosas en la Tierra similar al de los dioses. La humanidad está acercándose colectivamente a una conciencia de grupo de un nuevo tipo.

El cincuenta por ciento de los niños de hoy serán niños problema en cuanto vayan a la escuela. El sistema los amontona a todos juntos y demanda que se ajusten al sistema. Pero la individualidad de los niños de hoy en día es tan fuerte que ellos rechazan este ajuste, sin renunciar a sus idiosincrasias de las maneras más diversas. Al mismo tiempo, más y más niños nacen clarividentes [3].

Algo en esos niños está esforzándose cada vez más hacia la conciencia de grupo del nuevo tipo, y ya no será suprimida. Por ejemplo, como norma, el tiempo es bastante difícil de influenciar por un solo individuo. Pero puede ser influenciado por una conciencia de grupo (nada nuevo para algunas tribus, que lo hacen con sus bailes rituales para que llueva). El tiempo es influenciado fuertemente por las frecuencias de resonancia de la Tierra, llamadas frecuencias Schumann.

Pero esas mismas frecuencias también son producidas en nuestros cerebros, y cuando muchas
personas sincronizan su pensamiento, o los individuos (por ejemplo los maestros espirituales), enfocan sus pensamientos en un modo parecido al láser, entonces, científicamente hablando, no es sorprendente que puedan influir así en el tiempo.

Investigadores de la conciencia de grupo han formulado la teoría de Civilizaciones Tipo I.

Una humanidad que desarrollara una conciencia de grupo del nuevo tipo no tendría problemas medioambientales ni escasez de energía. Si fuera a usar su poder mental como civilización unificada, la consecuencia natural sería que tendría control de las energías de su planeta-hogar. Eso incluye también las catástrofes naturales.

Después se podría llegar a una Civilización Tipo II, que incluso podría controlar las energías de su galaxia-hogar.

Una conciencia de grupo organizada crea orden integral en su entorno global.

Cuando un gran número de personas se unen muy estrechamente, los potenciales de violencia también se disuelven. Parece como si, aquí también, se creara un tipo de conciencia de toda la humanidad.

En el Desfile de Amor (Love Parade), por ejemplo, que todos los años congrega aproximadamente a un millón de personas jóvenes, nunca ha ocurrido ningún alboroto brutal como los que ocurren, por ejemplo, en los eventos deportivos. El nombre del evento por sí solo no se ve aquí como la causa. El resultado de un análisis indicó más bien que el número de personas era demasiado grande para permitir que surgiera violencia.

Volviendo al ADN, al parecer, también es un superconductor orgánico que puede funcionar a temperatura normal del cuerpo. Los superconductores artificiales requieren temperaturas sumamente bajas, de entre -200 y -140°C para funcionar. Como recientemente hemos descubierto, todos los superconductores pueden almacenar luz y por tanto información. Ésta es una explicación más a fondo de cómo el ADN puede almacenar información.

Ahora que somos bastante estables en nuestra conciencia individual podemos crear una nueva forma de conciencia de grupo, concretamente una con la que logremos acceder a la información a través de nuestro ADN, sin ser forzados ni controlados a distancia sobre qué hacer con esa información.

Hay otro fenómeno vinculado al ADN y a los agujeros de gusano. Normalmente, estos pequeñísimos agujeros de gusano son muy inestables y sólo se mantienen durante mínimos fragmentos de segundo. Bajo ciertas condiciones, según Fosar/Bludorf los agujeros de gusano estables pueden autoorganizarse, y formar áreas distintivas de vacío en las que, por ejemplo, la gravedad puede transformarse en electricidad

————–

[1] el ADN es un polímero de nucleótidos, es decir, un polinucleótido. Un polímero es un compuesto formado por muchas unidades simples conectadas entre sí, como si fuera un largo tren formado por vagones. Cada vagón es un nucleótido, y cada nucleótido, a su vez, está formado por un azúcar (la desoxirribosa), una base nitrogenada (que puede ser adenina→A, timina→T, citosina→C o guanina→G) y un grupo fosfato que actúa como enganche de cada vagón con el siguiente.

[2] El nombre de “solitones” es la abreviatura de “onda solitaria.” Un solitón se compone de un electrón rodeado por otras partículas llamadas fonones. Del mismo modo que un fotón es una partícula de energía de la luz, un fonón es una partícula de energía vibratoria. El electrón dentro de un solitón puede alcanzar diferentes estados de energía, al igual que el electrón en un átomo de hidrógeno.

[3] Vea el libro de los Niños Índigo de China por Paul Dong, o el capítulo sobre los Índigo en mi libro Nutze die taeglichen Wunder (Haga Uso de las Maravillas Diarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.