Singularidad: Atractores y escenarios. (2ª parte).

Observación del Telescopio Espacial Hubble de la NASA / ESA ha capturado la galaxia CGCG 396-2, una inusual fusión de galaxias de múltiples brazos que se encuentra a unos 520 millones de años luz de la Tierra en la constelación de Orión.

Hubble Spots a Merging Galactic Gem | NASA

Javier E Belda – IHPS

La crisis evolutiva que se aproxima, evidentemente no es una crisis evolutiva habitual como las muchas habidas en la historia del sistema-planeta. Es la crisis total de un camino evolutivo de 4.000 millones de años. Puede afirmarse que es una crisis del carácter crítico mismo de la evolución precedente, una crisis de crisis. Es difícil hacer pronósticos precisos del desarrollo futuro de la civilización, pero hay un pronóstico que parece completamente inevitable: en un futuro visible finalizará el efecto de aceleración de magnitud constante del tiempo histórico, expresado en términos de la secuencia de transiciones de fase, ya que nos encontramos en las proximidades del punto en el cual esta velocidad debería ser formalmente infinita.

La historia debe pasar a través del punto de bifurcación y continuar por un camino completamente nuevo. Nuestro análisis fenomenológico no nos da posibilidad de predecir cómo será ese camino. Este análisis predice, no tanto qué pasará, sino que define algunas limitaciones en las posibilidades de predicción, en el sentido que muestra qué es lo que no puede ser: no puede ser que, en adelante, continúe la aceleración exponencial de la evolución.

Ya no habrá más efecto de aceleración del tiempo histórico, ya que nos encontramos muy próximos al punto en el cual esta velocidad se vuelve formalmente infinita. Ahora, inevitablemente, el carácter de la evolución de la humanidad debe cambiar profundamente, la historia deberá atravesar el punto de Singularidad y avanzar por un curso completamente nuevo. Para la civilización humana llegó el momento de la verdad: lo que habrá en este nuevo curso dependerá completamente de nuestro comportamiento. 

[…]

Esto diferencia notablemente el mecanismo de superación de esta crisis de singularidad respecto de las crisis civilizatorias anteriores. En aquellas, la evolución siempre tuvo la posibilidad de sacrificar a los subsistemas no suficientemente flexibles de la civilización y, aprovechando la diversidad excedente, transferir el liderazgo a los subsistemas más progresivos. Se puede afirmar que, alcanzando el punto de polifurcación, el nivel de selección se traslada desde lo intraplanetario a lo galáctico y a partir de ese momento, comienza la competencia de la Tierra con otras civilizaciones cósmicas. Aquí no estamos hablando de encuentros directos entre civilizaciones, pero el futuro (o ¿tal vez ya existente?) medio cultural galáctico (si tal cosa en general es posible) estará conformado por aquellas civilizaciones cósmicas que lograron superar el punto de singularidad. [1]

Frente a ello Akop Nazaretián analiza tres escenarios posibles: uno descendente, que vendría a ser el normal, y otros dos: uno horizontal y otro ascendente. 

Los estados cuasiestables hacia los cuales puede tender a modificarse el sistema inestable son denominados atractores.

Para analizar los atractores del desarrollo venidero de los acontecimientos y las condiciones de las cuales puede depender el tránsito de la civilización planetaria hacia uno u otro atractor, se utilizaron tres herramientas mutuamente complementarias. 

En primer lugar, el modelo de la Historia del Universo (megahistoria), que abarca la máxima distancia retrospectiva alcanzable hoy: desde la formación de los núcleos atómicos, las galaxias y las estrellas, hasta la civilización postindustrial. 

En segundo lugar, el método sinergético (la teoría de la complejidad), que posibilita una visión interdisciplinaria del objeto de estudio y ayuda a revelar el complejo mecanismo de agudización y resolución de las crisis en los diferentes estadios de la evolución universal. 

En tercer lugar, la Psicología Evolutiva, que demuestra cuán sostenidamente fue creciendo el rol de la realidad subjetiva (los “factores mentales”) en las relaciones causales del mundo material.[2]

En caso de degradación se habla de cambios en dirección al atractor simple, mientras que los atractores alejados del estado de equilibrio… recibieron el nombre de atractores extraños .[3]

Entre los atractores extraños diferenciamos a los horizontales: estados en un nivel de no-equilibrio proporcional al del medio ambiente; y los verticales ascendentes: en un nivel más alto de no-equilibrio.

Atractor simple

El segundo principio de la Termodinámica proclama que todos los procesos físicos son acompañados por el crecimiento de la entropía. Avanzando hacia el pasado encontraremos cada vez mayor organización en el mundo, llegando al origen cuando la materia y la energía cuentan con la máxima organización posible. 

Así se concluyó que el desarrollo progresivo es ilusorio, ya que contradice las leyes de la naturaleza. 

La interpretación télica (inherente a lo absoluto) de los conceptos sinergéticos llevó a analogías superficiales como: la caída de una piedra por acción de la gravedad, o el movimiento de las masas de aire en dirección a una menor presión atmosférica. 

Esto se corresponde con la Teoría de degeneración que significa que los problemas de este planeta –todos juntos o uno de ellos súbitamente– eventualmente sobrepasen la capacidad de resolución y se dé una situación de colapso del sistema global planetario.

Vista de Sendai, inundada tras el terremoto y el posterior tsunami de Fukushima, 2011

Atractores extraños

La megahistoria utiliza expresiones como: crisis endo-exógena, agotamiento del crecimiento lineal de la actividad antientrópica o fase de polifurcación, para referirse a este punto, en el que el sistema necesita liberarse de las condiciones obsoletas en las que se encuentra.

Aparecen en este punto dos atractores extraños: el horizontal y el vertical ascendente. 

La crisis de los misiles de Cuba. 1962. 

Los dos hombres de edad madura, el expansivo italo-americano de Ohio y el flemático originario de Moscú, fueron muchachos prácticos. Sentados a la mesa del restaurante ellos no filosofaron sobre la amistad entre los pueblos, sino que, afanosa y acertadamente, SALVARON LA CIVILIZACIÓN DEL PLANETA TIERRA. Discutieron los mutuos compromisos que permitieran frenar la invasión de las tropas americanas a Cuba (donde se encontraban cuarenta mil soldados soviéticos y había sido prácticamente finalizado el montaje de 42 misiles con cabeza nuclear), la consecuente ocupación de Berlín Occidental (controlada por las tropas americanas, inglesas y francesas) por parte de los tanques soviéticos y, en adelante, la inevitable escalada de la Tercera Guerra Mundial (“Fría”) a su fase caliente. En aquellas cruciales semanas la continuidad de la civilización humana dependía de los esfuerzos desvelados de algunas decenas (máximo un par de centenares) de personas por ambos lados del océano, atrapados en el filo de los acontecimientos. No he podido encontrar otro caso en la historia cuando el destino de la humanidad se resolvió en un plazo tan corto (¡13 días y sus noches!). Akop Nazaretián. Futuro No-Lineal.

…en el transcurso de dos millones y medio de años el género Homo ha estado más de una vez al borde de su autodestrucción –de lo que estuvieron cerca ya los habitantes de la Garganta de Olduvai–; o ante tal agotamiento de los recursos disponibles que hacía problemática la continuidad de su vida. Muchas tribus y oasis sociales cayeron víctimas de su actividad miope. Por qué hasta el momento todas estas catástrofes no terminaron en suicidio, a escala global, es un verdadero misterio; y hasta no resolverlo, resulta prematuro discutir el futuro de la civilización mundial.[4]

Atractor horizontal

Bajo esta tendencia se manifiesta un estancamiento evolutivo sin precedentes.

Un atractor extraño horizontal, a su vez, supone la inclusión de algunos mecanismos de estabilización (¿”suspensión”, “congelamiento”?) en un nivel sinergético suficientemente alto y en una perspectiva de largo plazo; en cierto sentido, esto es también el “fin de la historia”, ya que, al dejar de desarrollarse progresivamente, el portador de inteligencia limita su capacidad de control de procesos a gran escala y se convierte en prisionero de las tendencias naturales de envejecimiento de la biota, la Tierra, el Sol, etc. [5]

En un mundo donde lo virtual va reemplazando al mundo tangible. Se va perdiendo paulatinamente la interacción con el mundo perceptual. Lo que verdaderamente importa está en la nube. Cambia el concepto de lo que se considera real.

La posibilidad del vector horizontal como desenlace no parece que pueda prolongarse indefinidamente en el tiempo. Nazaretián la consideró inestable, en cambio A. Korotaiev o R. Kurzweil y en parte A. Panov apuestan por este desenlace frente a la Singularidad (o en la etapa postsingular).

…no hay razón, después de Kurzweil, para esperar una aceleración sin precedentes (muchos órdenes de magnitud) de los ritmos de desarrollo tecnológico. Hay más motivos para interpretar este punto como una indicación de un punto de inflexión después del cual el ritmo de la evolución global comenzará a reducirse sistemáticamente a largo plazo.[6]

Alexander Panov se inclina a pensar que la curva que refleja la trayectoria de la evolución planetaria tomará una forma logística; es decir, a medida que se acerque a la singularidad calculada, la línea se convertirá suavemente en una horizontal. […]Se asumió tácitamente que, hacia mediados del siglo, el avance de la ciencia y las tecnologías basadas en ella permitirán resolver los problemas globales sin los costos que en la historia anterior invariablemente acompañaron la superación de las crisis. Como resultado, la civilización entrará en una fase de autorregulación sostenida a largo plazo [Panov 2007, 2009]. [7]

Atractor vertical (ascendente)

En realidad esta tendencia no es tan extraña, sino que a lo largo del proceso evolutivo se ha manifestado en muchas ocasiones. De hecho, cabría pensar si es que no está siempre actuando. Donde la simple termodinámica ve caos o ve estancamiento, la megahistoria observa un proceso creciente. En cada transición de fase aparece el atractor ascendente, pues de lo contrario la crisis habría supuesto el fin del proceso evolutivo o el mantenimiento en un estado cristalizado del sistema en cuestión. 

Earth_History_Timeline_Prentice_Hall_2005.png (1573×1194) (wp.com)

Chaisson (2001) se refirió al tercer atractor como la flecha cosmológica del tiempo.

Los datos acumulados sobre algunos episodios cruciales se corresponden exactamente con el escenario de las crisis endo-exógenas. Como siguiendo una partitura sinergética fue “ejecutada”, por ejemplo, la transición del Proterozoico Inferior al Superior (revolución neoproterozoica) hace más de 1.500 millones de años, lo que mencionamos al discutir la ley de disfunción diferida y la regla de la variedad redundante.[8]

Comparando los cálculos probabilísticos de la Singularidad con el esquema desarrollado por Silo, la civilización actual se encuentra en el límite del fin del segundo periodo de la evolución de la vida en el planeta, o bien, en el umbral del tercer periodo.

El interés de una nueva mirada es el de la ampliación de la conciencia, capaz de salir del sistema de determinismos dados en una escala menor.

El tema va más allá de conocer ciertas dataciones, se trata, además, de entrenar la mirada para poner en copresencia la situación de pre-singularidad actual. Lo cual apunta hacia la supraconciencia que deberá estar operando ya en algún nivel.

Es posible que esté ocurriendo en el planeta un acto lanzado en busca del sentido, un acto que tienda a compensar la Singularidad. 


[1] Alexander Panov. Punto de bifurcación evolutivo. Instituto de Astronomía – Univ. Lomonosov Moscú, 1991.

[2] Akop Nazaretián. Futuro No-Lineal. Ed.Suma Qamaña. Buenos Aires, 2005. Pág. 41

[3]  Vladímir Arnold, autor de la teoría matemática de las catástrofes. Citado en Furuto No-Lineal.

[4] Akop Nazaretián. Futuro No-Lineal. Ed.Suma Qamaña. Buenos Aires, 2005. Pág. 31

[5]  Ibid. Pág. 303

[6]  A. Korotayev. En el estudio The 21st Century Singularity and its Big History Implications: A re-analysis, (en www.researchgate.net) Korotayev expone sus postulados con mucho apoyo matemático, en consonancia con Kurzweil pero alejado la visión sinergética y de la psicología evolutiva de Nazaretián. 

[7]  Akop Nazaretián. Futuro No-Lineal. Ed.Suma Qamaña. Buenos Aires, 2005. Pág. 332. Ver también nota 3 de la pág. 389.

[8]  Ibid. Pág. 252

Comentarios 2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.