Forum

Por favor, o Registro para crear mensajes y debates.

Diálogo intercultural sobre los Nuevos Paradigmas

Grupo de investigación que busca el contacto con los pueblos originarios para realizar una investigación sobre los Nuevos Paradigmas. Visión desde un contexto cultural más amplio que lo exclusivamente occidental.

Líneas de investigación:

Dussel, Grosfoguel, Juan José Bautista, Rafael Bautista, Kush, Hinkelammert.

Monseñor Leonidas Proaño

José María Vigil

Paul Ricaur

Libros de E. Dussel

 

Trabajos de campo, a modo de inspiración:

La conciencia inspirada en el Chamanismo Siberiano-Mongol y el Budismo Tibetano en Buryatia y Mongolia

 

Sobre las divinidades matriarcales, cuando el cuadro está completo, no faltan nunca los animales y también siempre se insinúan los nacimientos. A veces de modo directo, como una madre tectónica (de las profundidades) que está sentada en un trono de dos leones dando a luz a su niño; a veces de modo indirecto, como esa divinidad Lidia (de la antigua Turquía) que está paradita facetada en cuatro caras cubiertas cada una con diferentes animales esculpidos y en la parte media aparece cubierta de senos para amamantar a los "hijos" animales. Ella tiene los atributos de la Astarté Frigia, de la Afrodita griega y de la Artemisa pre griega. Estas madres, como algunas divinidades de la región del Indo pre cerámico, están en las grutas paleozoicas (también en el Tamil nado). La lista es enorme desde las madres negras y las "venus" mediterráneas (casi sin cabeza y sin miembros), hasta la estilizada "protectora de la vida" en una gruta de la que mana un arroyo y que parece cuidar a un ciervo. Es aquí donde debemos atender a los orígenes más lejanos que son anteriores a la manipulación de los metales, porque cuando se empezó a manejar el "cuenco" de fuego (el horno elemental), hace unos 300.000 años, se estaba simplemente trabajando algo la piedra, la madera y el hueso.

Desde esa "tendencia" original, todo se va dirigiendo a fundir los metales que históricamente es un hecho muy, muy reciente. Antes de la fusión de los metales, se trabajaba el cobre, el oro y la plata que se encontraban en la superficie de los terrenos y que golpeándolos se terminaba por conseguir laminarlos y luego repujarlos. Hace aproximadamente 10.000 años se fundió el cobre y hace 8.000 se entró en la edad del bronce al agregar al cobre algo de zinc o de arsénico; finalmente hace menos de 4.000 años se entró en la edad de hierro. La cerámica más antigua encontrada (más bien barro cocido que cerámica como tal), data de 12.000 años en Japón, y el vidrio en épocas del Egipto pre dinástico data de 5.500 años. Quiero decir que la aceleración de la era neolítica (que abarca los últimos 10.000 años) nos entrega la cerámica, el vidrio y los metales fundidos. Todo ello gracias al horno, pero el "cuenco" de fuego, el de hace cientos de miles de años, es el que prepara todo el escenario necesario para que luego vayan pasando en orden los diferentes actores históricos de la era neolítica que, por lo demás, permite la escritura, la domesticación de los animales y los vegetales, y los primeros asentamientos urbanos en el Indo, en China, en la Mesopotamia y el Mediterráneo oriental (incluida la civilización Cretense, la de Anatolia, la Egipcia y la del norte de África). Todo ello va a surgir de la tecnología más elemental del horno (por supuesto de la conservación y producción del fuego) y de la estructuración social matriarcal. Son los últimos 10.000 años los que muestran el cambio veloz en usos , hábitos, costumbres y modos de vida... no está mal, pero hay en el origen de esta nueva rota una ruptura que nunca pudo ser transferida, que nunca pudo ser rellenada y tal situación mental y psicosocial también se está acelerando sin solución. Al hablar de esto no estoy diciendo que haya que retroceder 10.000 años sino, por lo contrario, que hay que desbloquear y transferir contenidos colectivos del sustrato matriarcal y ponerlos a disposición de la imaginería colectiva. No en vano hasta los cristianos advirtieron la importancia de la "virgen madre" (siguiendo la línea de Isis y Proserpina) y trataron de convertirla en "mediadora" con el Dios patriarcal (con lo cual, opuestamente a lo esperado, se profundizó la brecha)... pero esto nos lleva muy lejos y solo quería destacar la antigüedad histórica y la profundidad de las grutas matriarcales donde brilla el fuego sagrado base de toda civilización y de todo progreso espiritual. (Silo, 2004)