Evolución intencional

John Stewart.-

Una fase completamente nueva en la evolución de la vida en la Tierra ha comenzado. Y lo cambiará todo. En esta nueva fase la evolución será conducida intencionalmente por la humanidad. La cosmovisión evolutiva que surge de la comprensión de este papel tiene el potencial de transformar la naturaleza de la existencia humana.

En la actualidad, la humanidad está perdida. No sabemos lo que estamos haciendo aquí. Estamos sin una visión del mundo que pueda señalar nuestro lugar y propósito en el universo y que también pueda resistir un análisis racional.

Pero este difícil período está llegando a su fin. El surgimiento de la nueva cosmovisión evolutiva está comenzando a sacarnos del abismo. Esta nueva visión del mundo tiene una capacidad única para revelar quiénes somos y qué debemos hacer con nuestras vidas. Se basa únicamente en el conocimiento científico y la razón para identificar nuestro rol crítico en la evolución futura. La cosmovisión evolutiva puede unirnos en una gran empresa común, y proporcionar significado y propósito para la existencia humana.

En el corazón de la cosmovisión evolutiva está el hecho de que la evolución tiene una trayectoria: se dirige en una dirección particular. Sin embargo, la evolución en la Tierra no avanzará más allá de cierto punto a menos que sea conducida consciente e intencionalmente. Si esta transición hacia la evolución intencional no ocurre, la evolución en este planeta se paralizará; y la humanidad no contribuirá positivamente a la evolución futura de la vida en el universo -seremos un experimento evolutivo fallido.

Es como si la evolución fuera un proceso de desarrollo. Así como un embrión humano está organizado para desarrollarse a través de un determinado número de etapas para producir un adulto, la evolución tiende a producir una secuencia particular de resultados de creciente complejidad. Inicialmente, la evolución se mueve en esta dirección por sí sola. Sin embargo, en un punto particular la evolución continuará avanzando sólo si se cumplen ciertas condiciones: deben emerger organismos que tomen conciencia de que están viviendo en medio de un proceso de desarrollo; deben darse cuenta de que el éxito sucesivo del proceso depende de ellos; y deben comprometerse activamente a hacer avanzar el proceso.


LA APARICIÓN DE EVOLUCIONARIOS INTENCIONALES

En todo el planeta, a principios del siglo XXI, comenzaron a surgir individuos que están eligiendo dedicar sus vidas a impulsar conscientemente el proceso evolutivo. Ellos ven que sus vidas son una parte importante del gran proceso evolutivo que ha producido el universo y la vida dentro de él. Son conscientes de que tienen un papel importante que desempeñar en su evolución futura.

Redefinirse dentro de una perspectiva evolutiva más amplia es dar sentido y dirección a sus vidas; ya no se ven a sí mismos como individuos aislados y preocupados por sí mismos que viven por un corto período de tiempo y luego mueren irrelevantemente en un universo sin sentido. Saben que si la evolución ha de seguir desarrollando su potencial, ahora debe ser impulsada intencionadamente, y es su responsabilidad y destino contribuir a ello.

Estos individuos están despertando a la comprensión de que la evolución no es un proceso sin rumbo y aleatorio. Se dirige en una dirección en particular. Este es un conocimiento muy importante: una vez que entendemos la dirección de la evolución, podemos identificar dónde estamos ubicados a lo largo de la trayectoria evolutiva, descubrir cuáles son los próximos pasos y ver lo que significan para nosotros, como individuos y colectivamente.


FLECHA DE LA EVOLUCIÓN

¿Hacia dónde se dirige la evolución? Contrariamente a las interpretaciones anteriores de la evolución, una tendencia inequívoca es hacia una mayor interdependencia y cooperación entre los procesos vivos. De ello se deduce que si los seres humanos han de hacer avanzar el proceso evolutivo en este planeta, una tarea importante será encontrar formas más cooperativas de organizarnos a nosotros mismos.

La tendencia hacia una mayor cooperación queda bien ilustrada por una breve historia de la evolución de la vida en la Tierra. Durante miles de millones de años después del Big Bang, el universo se expandió rápidamente en escala y se diversificó en una multitud de galaxias, estrellas, planetas y otras formas de materia sin vida. La primera vida que finalmente surgió en la tierra fue infinitesimal – estaba compuesta por unos pocos procesos moleculares. Pero no permaneció en esta pequeña escala por mucho tiempo. En el primer gran desarrollo, los grupos cooperativos de procesos moleculares formaron las primeras células simples. Luego, en un avance significativo, las comunidades de estas células simples formaron células más complejas a una escala mucho mayor.

Una nueva e importante transición evolutiva se desarrolló después de muchos más millones de años. La evolución descubrió cómo organizar grupos cooperativos de estas células complejas en organismos multi-celulares como insectos, peces y eventualmente mamíferos. Una vez más, la escala de los procesos vivientes había aumentado enormemente. Esta tendencia continuó con el surgimiento de sociedades cooperativas de organismos multicelulares, incluyendo colmenas de abejas, manadas de lobos y tropas de babuinos. El patrón se repitió con los humanos – las familias se unieron para formar bandas, las bandas se unieron para formar tribus, las tribus se unieron para formar comunidades agrícolas, y así sucesivamente. Las organizaciones cooperativas de procesos vivos de mayor escala en el planeta son ahora sociedades humanas.

Esta tendencia inconfundible es el resultado de muchas repeticiones de un proceso en el que las entidades vivientes se unen para formar cooperativas de mayor escala. Sorprendentemente, los grupos cooperativos que surgen en cada paso de esta secuencia se convierten en las entidades que luego se unen para formar los grupos cooperativos en el siguiente paso de la secuencia.

Es fácil ver lo que ha impulsado esta larga secuencia de evolución direccional – en todos los niveles de la organización, los equipos cooperativos unidos por objetivos comunes siempre tendrán el potencial de ser más exitosos que los individuos aislados. Será lo mismo dondequiera que surja vida en el universo. Los detalles serán diferentes, pero la dirección será la misma: hacia la unificación y la cooperación a escalas cada vez mayores.

La vida ha recorrido un largo camino en este planeta. Cuando comenzó, los procesos individuales de la vida no podían hacer más que influir en los acontecimientos a la escala de los procesos moleculares. Pero como resultado de la formación sucesiva de cooperativas cada vez más grandes, los procesos vivos coordinados están ahora gestionando y controlando eventos a escala continental. Y la vida parece estar en el umbral de otra importante transición evolutiva: la humanidad tiene el potencial de formar una sociedad global unificada e inclusiva en relación simbiótica con nuestras tecnologías y con el planeta en su conjunto. En el proceso, «nosotros» (el todo) llegaremos a gestionar la materia, la energía y los procesos vivos a escala planetaria. Cuando esta organización global emerja, la escala de la organización cooperativa habrá aumentado más de un millón, mil millones de veces desde que comenzó la vida.

Si la humanidad ha de realizar su potencial en la evolución de la vida en el universo, esta expansión de la escala de la organización cooperativa continuará. La organización global tiene el potencial de expandirse hacia el sistema solar y más allá. Mediante la gestión de la materia, la energía y los procesos vivos a una escala cada vez mayor, la organización humana podría finalmente alcanzar la capacidad de influir en los acontecimientos a la escala del sistema solar y de la galaxia. Y la organización humana podría repetir las grandes transiciones de su pasado evolutivo asociándose con cualquier otra sociedad de procesos vivos que encuentre.

El gran potencial del proceso evolutivo es producir eventualmente una organización cooperativa unificada de procesos vivientes que abarque y administre el universo como un todo. La materia del universo sería infundida y organizada por la vida. El universo mismo se convertiría en un organismo vivo que persigue sus propias metas y objetivos, sean cuales sean. En su largo ascenso desde la escala de los procesos moleculares, la vida habrá unificado el universo que fue destruido por el Big Bang.

AUMENTAR LA INTELIGENCIA Y LA CAPACIDAD DE EVOLUCIÓN

A medida que la vida aumenta en escala, surge una segunda tendencia importante: evoluciona mejor. Los organismos que son más evolutivos son más capaces de descubrir los comportamientos adaptativos que les permiten tener éxito en la evolución. Son más inteligentes a la hora de encontrar soluciones a los retos de adaptación y de encontrar mejores formas de alcanzar sus objetivos.

Inicialmente los procesos vivos descubren mejores adaptaciones por ensayo y error. Descubren qué comportamientos son más eficaces probándolos en la práctica. Inicialmente esta búsqueda de ensayo y error ocurre a través de las generaciones a través de mutaciones a nivel genético. Un avance importante ocurre cuando esta evolución basada en genes descubre cómo producir organismos con la capacidad de aprender por ensayo y error durante sus vidas.

En una nueva e importante transición, los organismos desarrollan la capacidad de formar representaciones mentales de su entorno y del impacto de comportamientos alternativos. Esto les permite prever cómo responderá su entorno a sus acciones. En lugar de probar comportamientos alternativos en la práctica, ahora pueden ponerlos a prueba mentalmente. Comienzan a entender cómo funciona su mundo y cómo puede ser manipulado conscientemente para lograr sus objetivos de adaptación.   La evolucionabilidad recibe otro impulso significativo cuando los organismos desarrollan la capacidad de compartir el conocimiento que utilizan para construir sus representaciones mentales. La imitación, el lenguaje, la escritura y la impresión son ejemplos importantes de procesos que transmiten el conocimiento adaptativo. Estos procesos permiten la rápida acumulación de conocimientos entre generaciones y la construcción de modelos mentales más complejos.

Eventualmente los organismos con estas capacidades desarrollarán una teoría de la evolución – adquirirán el conocimiento para construir modelos mentales de los procesos evolutivos que produjeron los procesos vivientes en su planeta, incluyéndose a sí mismos. Por primera vez tendrán una poderosa historia basada en la ciencia que explica de dónde vienen y su lugar en el desarrollo del universo.

En cualquier planeta en el que surja vida, es probable que la tendencia a una mayor evolucionabilidad produzca organismos que despierten a su historia evolutiva y a sus posibilidades futuras. Comenzarán a comprender los procesos evolutivos a mayor escala que los han producido y que regirán el futuro de la vida en su planeta. Los organismos comenzarán a verse a sí mismos como habiendo alcanzado una etapa particular en un proceso evolutivo continuo y direccional. Ellos sabrán hacia dónde se dirige la evolución, y qué deben hacer si quieren hacer avanzar la evolución en su planeta.

CONCIENCIA EVOLUTIVA

En cualquier planeta donde la vida alcance esta etapa, algunos individuos comenzarán a experimentar un cambio crítico en la conciencia. Cada vez más dejarán de experimentarse a sí mismos principalmente como individuos aislados y preocupados por sí mismos. En su lugar, comenzarán a verse y experimentarse a sí mismos como participantes y actores en el gran proceso evolutivo de su planeta. El objeto de su autorreflexión cambiará. Cuando piensan en sí mismos, tienden a verse como parte del proceso evolutivo. Su participación consciente en la evolución se convertirá cada vez más en la fuente de valor y significado de sus vidas. Las realizaciones clave que contribuirán a este cambio de conciencia son:  

-una vida dedicada a la búsqueda de deseos y placeres estrechos no puede valer la pena. Verán que sus deseos son la forma en que la evolución los programa para que sean adaptables y exitosos en ambientes pasados. En muchos casos sus deseos y placeres ya no sirven a los intereses de la evolución – a menudo producen un comportamiento que ahora es inadaptado, y motivan acciones que socavarán en lugar de hacer avanzar el proceso evolutivo;

-tienen la oportunidad de ser participantes conscientes en los procesos evolutivos que darán forma al futuro de la vida en su planeta. Pueden desempeñar un papel importante en la actualización de los próximos grandes pasos de la evolución;

-la evolución futura exitosa de la vida en su planeta depende de su participación consciente. A diferencia de las grandes transformaciones evolutivas del pasado, los pasos hacia una sociedad planetaria unificada y sostenible y más allá son demasiado complejos para ser descubiertos por ensayo y error. Sólo se lograrán a través de los esfuerzos conscientes de los organismos, y no de otro modo. Los organismos conscientes necesitarán visualizar la sociedad planetaria y diseñar estrategias para llegar a ella. Si se deja al azar, no sucederá – en el pasado, el azar tomó millones de años y muchos comienzos falsos para producir organizaciones cooperativas tales como células complejas;

-sus acciones pueden tener significado y propósito en la medida en que son relevantes para el proceso evolutivo más amplio. En la medida en que sus acciones pueden contribuir positivamente a la evolución, son significativas para un proceso más amplio fuera de sí mismas que se ha estado desarrollando mucho antes de que nacieran, y que continuará mucho después de que mueran;

-la perspectiva evolutiva por lo tanto les proporciona una respuesta a la gran pregunta existencial que enfrentan todos los individuos conscientes: ¿Qué debo hacer con mi vida?

-su despertar a la perspectiva evolutiva y el despertar de otros como ellos es en sí mismo un evento evolutivo de importancia crítica en su planeta.

Una manera de experimentar el significado de tal cambio en la conciencia es pensar y sentir el camino hacia el siguiente escenario:

Imagínese que usted es parte de una comunidad de células conscientes entre una población más grande de células inconscientes. Inicialmente usted entiende que su existencia se trata de hacer las cosas que las células hacen, interactuar con otras células y perseguir objetivos e intereses celulares típicos. Pero entonces empiezas a descubrir que las actividades e interacciones de momento a momento que ocupan tu tiempo son parte de procesos y patrones mucho más grandes. A medida que usted acumula más conocimiento, comienza a darse cuenta de que estos procesos más grandes son direccionales y conducen a alguna parte. Esto culmina en una repentina epifanía cuando te das cuenta de que tú y las otras células son parte de un proceso de desarrollo dirigido a producir un organismo complejo y multicelular.

Pero el pico de su epifanía evolutiva está por llegar. Ocurre cuando ves que tu comprensión de que eres parte de un proceso de desarrollo tiene un papel clave en el desarrollo exitoso del proceso mismo. Descubres que el proceso de desarrollo está organizado de tal manera que su finalización exitosa depende de que tú y los demás miembros de tu comunidad se den cuenta de ello – depende de que tu comunidad de células tome conciencia de la naturaleza del proceso de desarrollo y actúe conscientemente de manera que avance el proceso. Usted entiende que sin la aparición de células que se vuelven conscientes de este proceso y que utilizan esta conciencia para guiar sus acciones, el proceso de desarrollo fracasará. Tu realización te lleva a una elección fundamental: puedes decidir dedicar intencionalmente tu existencia al avance del proceso de desarrollo, y ayudar a su finalización exitosa; o puedes continuar viviendo tu existencia celular limitada como lo hacías antes, persiguiendo intereses celulares estrechos, pero sabiendo ahora que tu existencia no será nada en el esquema más amplio de las cosas.

En cualquier planeta que alcance esta etapa, el surgimiento de individuos que experimentan tal cambio de conciencia puede ser entendido como el proceso evolutivo en el planeta volviéndose consciente de sí mismo. A través de estos individuos, el proceso evolutivo desarrolla capacidades para la autorreflexión, el autoconocimiento y la previsión. Usará estas habilidades para rediseñarse continuamente y para acelerar su propio avance.

TRASCENDENCIA DE NUESTRO PASADO BIOLÓGICO Y CULTURAL

Los individuos que adoptan la perspectiva evolutiva se proponen alinear sus metas personales con los objetivos evolutivos. Intentarán liberarse de las motivaciones y necesidades preexistentes que entran en conflicto con los objetivos evolutivos. Saben que esto será esencial si su especie continúa contribuyendo al avance del proceso evolutivo – los organismos que juegan un papel significativo en la evolución futura de la vida en el universo no serán aquellos que continúan permaneciendo en el planeta en el que emergen, persiguiendo los deseos de la edad de piedra para siempre.

La libertad de objetivos preexistentes no se logrará fácilmente en el caso de motivaciones y necesidades que han sido profundamente arraigadas por su pasado biológico y cultural. Los individuos buscarán técnicas y prácticas – y se unirán en grupos – que les permitan ir más allá de estos objetivos preexistentes. Desde nuestra perspectiva humana actual, intentarán desarrollar la capacidad de trascender sus egos, enraizándose cada vez más en las realidades e imperativos de la evolución. Los individuos que tengan éxito en hacerlo podrán dirigir la conciencia a dondequiera que pueda ser más efectiva para contribuir al avance del proceso evolutivo. La enorme creatividad de la conciencia ya no se desperdiciará en la búsqueda de deseos y necesidades egocéntricas establecidas por la evolución pasada.

Los individuos que desarrollan la capacidad psicológica para trascender estas motivaciones y necesidades actualizarán una mayor transición en la evolución. Serán seres auto-evolutivos-organismos que tienen la habilidad de adaptarse en cualquier dirección que sea necesaria para avanzar en el proceso evolutivo, sin restricciones por su pasado biológico y social. Los grupos, organizaciones, comunidades y sociedades sufrirán transformaciones similares que les permitirán trascender las limitaciones de su historia y cultura.

Los individuos y grupos que adoptan la perspectiva evolutiva también trabajarán para animar a todos los demás grupos dentro de la sociedad a reformular sus metas y declaraciones de misión para alinearlas con los objetivos evolutivos. Las organizaciones sociales, políticas, gubernamentales y económicas comenzarán a reevaluar sus actividades y metas para asegurar que sean consistentes con el avance del proceso evolutivo.

TRABAJAR HACIA UNA SOCIEDAD GLOBAL UNIFICADA Y EVOLUTIVA

A medida que más y más individuos y grupos hagan esta transición hacia una perspectiva evolutiva, surgirá una ola de activismo evolutivo, dirigida a la unificación de los procesos vivos en el planeta para formar una sociedad planetaria cooperativa.

La humanidad ha alcanzado este importante umbral evolutivo. El siguiente gran paso en la evolución social en la tierra es la formación de una sociedad global unificada, sostenible y creativa. En la tierra, están empezando a surgir individuos y grupos que han decidido contribuir conscientemente al proceso evolutivo haciendo lo que pueden para actualizar esta sociedad global. Están energizados por la comprensión de que su despertar evolutivo y activismo es parte de una transición evolutiva significativa en la tierra.

La humanidad se basará en su historia evolutiva para ver cómo construir una sociedad global cooperativa y unificada. Como hemos señalado, la evolución ha organizado repetidamente a las entidades de interés propio en nuevos conjuntos cooperativos. La evolución nos muestra cómo se puede organizar la cooperación sin que los individuos tengan que sumergir sus propios intereses o cambiar fundamentalmente su naturaleza. Los seres humanos no tendrán que volverse santos -una sociedad global cooperativa puede ser lograda sin que la gente tenga que sacrificar o reprimir sus propios intereses.

La evolución produce cooperación al instituir formas de organización social que alinean los intereses de los individuos con los intereses del colectivo. Basándose en estos ejemplos evolutivos, la humanidad puede instituir formas de organización a escala global que alinearán los intereses de los ciudadanos, las corporaciones y las naciones con los intereses de la sociedad global.

Las entidades a todos los niveles sentirán el impacto de sus acciones en los demás y en el colectivo: se beneficiarán siempre que beneficien a la sociedad global, y se verán perjudicadas siempre que perjudiquen al colectivo. La contaminación y la guerra ya no serán rentables. La búsqueda del interés propio por sí sola llevará a todos los participantes en la sociedad global a actuar de forma cooperativa y en interés de la sociedad global. Todos los participantes tratarán al otro como a sí mismos porque cualquier impacto que tengan en el otro tendrá un impacto comparable en ellos.

En el pasado, la aparición de nuevas organizaciones cooperativas dio lugar a una explosión de diversidad y diferenciación dentro de las nuevas organizaciones. Esto se repetirá a escala mundial. Las nuevas formas de organización social también mejorarán la capacidad de evolución de nuestras formas de gobierno existentes. El gobierno será reemplazado por procesos mucho más inteligentes y adaptables que utilicen el dinamismo, la creatividad y la energía de mercados bien gestionados. Al igual que los mercados eficaces, los nuevos procesos de gobernanza aprovecharán una diversidad de perspectivas para resolver los problemas de adaptación.

Siempre que las cooperativas de mayor escala han surgido previamente en evolución, han pasado por un proceso de individuación. Cada cooperativa se vuelve más integrada, coordinada y capaz de actuar como un individuo cohesivo. Se puede esperar que la sociedad global unificada siga un camino evolutivo similar. Progresivamente desarrollará procesos internos que le permitan actuar, adaptarse y relacionarse como un todo coherente; con el tiempo, el planeta podrá hablar con una sola voz. Por primera vez, habrá una entidad con la que otras sociedades planetarias podrán relacionarse e interactuar. Habrá una entidad al mismo nivel que otras sociedades planetarias. Si la Tierra logra alcanzar este nivel, se abrirá un nuevo universo de posibilidades y experiencias para la humanidad.

——————————————————————————————————————-

Para una mayor justificación técnica de la existencia de una tendencia evolutiva hacia una mayor cooperación (incluyendo referencias a publicaciones científicas relevantes) ver mi libro Evolution’s Arrow: the direction of evolution and the future of humanity. Está en línea en http://users.tpg.com.au/users/jes999/EvArrow.htm  

Para más detalles técnicos sobre la evolución futura de la conciencia (incluyendo referencias exhaustivas) ver Stewart, J. E. (2007) The future evolution of consciousness, Journal of Consciousness Studies, Vol. 14, No. 8, Pp. 58-92.  Véase también el documento de trabajo de ECCO No. 10 de 2006, que es una versión anterior de esta publicación. Está en línea en http://cogprints.org/5270/1/Consciousness-Evolution.pdf

Para un artículo menos técnico sobre el papel evolutivo del desarrollo espiritual, ver El significado evolutivo del desarrollo espiritual. Fue publicado originalmente en el número de septiembre de 2003 de la revista en línea Metanexus. El artículo está en línea en http://users.tpg.com.au/users/jes999/HumNat.htm

——————————————————————————————————————

John Stewart es miembro principal del Grupo de Investigación de Evolución, Complejidad y Cognición (ECCO), Universidad Libre de Bruselas, Bélgica. Su trabajo sobre la direccionalidad de la evolución y sus implicaciones para la humanidad ha sido publicado en una serie de artículos clave en revistas científicas internacionales. Es autor de Evolution’s Arrow: The Direction of Evolution and the Future of Humanity (2000) y The Evolutionary Manifesto.

Comentarios 1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.